jueves, 9 de agosto de 2007

Ya fue

“Despertate, ya pasó, estás bien”. Me cachetean. De fondo, oigo una voz quejosa y débil de un hombre: “aaaah…que hice yo para merecer esto?, ¡qué dolor…!” Mi vista es borrosa, toso un poco, me siento rara, molesta, pero sobre todo abombada. Ya pasó. La operación. (técnicamente: histeroscopía ). Antes de entrar en el sueño profundo no paraba de temblar. Cuánto MIEDO. ¡Qué enajenante es estar a merced de los otros y no poder hacer NADA! Por suerte salió bien. Gracias Dios. Gracias.

4 comentarios:

  1. Excellent!
    A veces el temblor es por el frío que hace en los quirófanos.
    Saluteee

    ResponderEliminar
  2. Me alegro mucho Vero y comprendo tu temor. Pero lo importante es que todo salió bien.

    Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  3. ay Vero!!
    el año pasado pase x mas o menos lo mismo, (histeroscopia quirurgica con resectoscopia) y yo queria hacermelo sin anestesia total, por no perder el control de la situacion...
    Me senti taan identificada con tus palabras, que no pude menos que escribir. Lo unico en lo que no coincido es en lo del dolor. No me dolio nada!!
    Me alegro que haya salido todo bien...

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Mirta, no, a mi tampoco me dolió nada, al señor que escuchaba quejarse a mi lado, si.
    Gracias por el post.

    ResponderEliminar