miércoles, 26 de agosto de 2020

Otros desayunos

Mi alimentación ha cambiado a lo largo del tiempo, pero sobre todo estos últimos años.
Este verano estuvimos en Traslasierra y, como es habitual, hizo muchísimo calor. El desayuno y merienda casi obligados era un buen platazo de frutas. Allá estaba muy cara la fruta, pero nos las ingeniábamos para armarnos nuestro desayuno. También tostada y todo eso, pero siempre fruta refrescante. Bueno, ya quedó como hábito. Además no como fruta como postre después del almuerzo, con lo cual es la manera que tengo de incorporarla para consumirla durante el día. A veces la como entre comidas. Lástima que acá también hay frutas caras y no siempre ricas. ¿Que le pasó a la mandarina? Por favor! No consigo mandarinas ricas, jugosas, dulces. Que alguien me diga dónde hay! Y el kiwi está imposible $$$. Bueno, compro bananas, manzanas, naranjas y alguna frutilla cuando veo ofertas. 





Esta cremita Chocobatata es una receta de Natalia Kiako, es básicamente batata y cacao amargo. Es muy deliciosa. Yo no soy muy fan de lo dulce pero para algún momento de necesidad de dulzor, vale! 


En mis desayunos o meriendas, a veces consumo estos patés vegetales. Este es de zanahorias, ideal para untar pancitos, talitas integrales o pancakes de avena, por ejemplo. También me gusta el hummus, tahini, paté de remolachas, y muchos más!

Otro desayuno rico, es la cremita de avena y manzanas: con avena fermentada (la dejo en remojo el día anterior con un chorro de limón o con vinagre de manzana sin pasteurizar), manzana rallada, canela y miel. Pongo primero la manzana en una cacerolita, la ablando un poco al fuego suave, siempre revolviendo, luego le agrego la avena y algo de líquido (agua o alguna leche vegetal). Siempre revolviendo (no olvidar esto!) hasta que se forme una cremita deliciosa. Se puede endulzar con miel o lo que usen y por supuesto yo la condimento con canela, mi amor eterno. Esta cremita, cuando se enfría, se puede poner en un tupper en la heladera. Es rica tibia como también fría. 

Entonces, basta de limitar el desayuno a la aburrida tostada con manteca (o queso) y mermelada. Incorporemos otros alimentos ricos y saludables. Anímense a realizar sus propias combinaciones. Dulce, salado, todo vale!

miércoles, 12 de agosto de 2020

Bellas estrellas

Los que me conocen saben que cuando un plegado me gusta mucho lo repito varias veces. En este caso, también y he comprobado algo que parece obvio : más la pliego y mejor me sale. No es difícil, es muy sencilla, sólo paciencia y saber que la práctica hace al maestro. Pensaba que quedaría linda hacer una corona de varias de éstas para Navidad. Les dejo varias fotitos y el link  con el video, por supuesto, así la pliegan! El diseño pertenece a Niceno.









martes, 11 de agosto de 2020

Fanzines- Mini libros

Una de las cosas que nos regaló estos tiempos de pandemia tiene que ver con todo lo que podemos aprender de modo virtual. Soy una exhaustiva ciber exploradora y así como hay mucha tontería también encuentro joyitas.

En el Malba están ofreciendo charlas y talleres, me enganché en el taller : Cómo armar un micro libro Origami -Taller de fanzine dictado por Sandra Marin. Ya pasó pero quedó el video en You Tube por si les interesa o en la misma web del Malba, si clickean en el título del taller pueden acceder y verlo completo. Bueno, me entusiasmé con los mini libros y empecé a plegar a lo loco, como suele suceder cuando un plegado me gusta mucho. Además es una idea que puede generar muchas ideas más. Y sirve para lo que la imaginación les dé: se pueden hacer como souvernires, para regalar, se pueden hacer minilibros temáticos, como accesorio para un regalo o como regalo en sí mismo. Yo hice varios: uno de haiku, donde transcribí haikus, otro de bebidas hecho en collage , otro de palabras que me gustan, y así se puede seguir alimentando ideas.

Les dejo algunas fotos y ojalá se entusiasmen y armen sus propios mini libros. También subo algunos marca páginas que estuve haciendo para regalar.







Utilizando viejas texturas

Libritos en su mini biblioteca


¿Libro papel o libro digital?

Hace tiempo que las NT (Nuevas Tecnologías) se han instalado en la vida cotidiana. Siempre concluimos que no son un fin en si mismo, sino un recurso más que, depende cómo se use, se convierte en algo útil y práctico, o en un insumo al cual rendirle culto y esclavizarse. 

Leer hoy en las redes sociales , aún en esta época, planteos de viejas dicotomías libro-papel vs. libro digital, ya resulta anacrónico. La mayoría de los lectores amamos el libro-papel: un objeto hermoso, su papel, sus hojas, la tipografía, la portada, su olor, en fin, es irreemplazable. El soporte digital, por su parte, es útil y práctico, puede contener infinidad de textos (ideal para llevar de viaje), puede subrayarse, se puede leer de noche y no molestar con la luz del velador al que tenés al lado, ya que tiene luz propia. Sin olvidar que los libros digitales son más económicos que los de papel, importante para tener en cuenta en estos tiempos...

Entonces, sabemos que son dos cosas distintas, cada una con sus particularidades, ¿por qué excluir una, demonizándola? Entiendo que se puede preferir una u otra, pero de ahí a establecer una polémica donde los Cultores del libro papel suelen transformarse en una especie de fanáticos que desprecian cualquier otro dispositivo de lectura y a quienes lo usan, es muy diferente. Ambos pueden convivir en paz,  es libre elección, también acorde a las posibilidades económicas de cada uno. 

Finalmente, más allá de gustos y preferencias, si estos tiempos pandémicos no nos enseñaron a ser flexibles y a saber aprovechar los recursos que tenemos a nuestro alcance, no aprendimos nada.

domingo, 24 de mayo de 2020

Cosas ricas en cuarentena

Hablo de la cuarentena, pero en esta casa siempre se cocinó 😄 Celebro (no la pandemia) que se haya empezado a cocinar ! Y no es fácil pensar y preparar 4 comidas diarias, variadas, que guste a todos, además del estrés cotidiano de salir a hacer las compras con los cuidados para no contagiarnos (ni contagiar). Una de las ventajas es todo lo referente al universo de la cocina saludable que podemos encontrar en Internet. Es infinito. Claro que hay que mirar con ojo crítico, porque muchas veces bajo la etiqueta saludable, encontramos de TODO (saludable o no). En esos casos hay que leer gente que sepa, chamuyo no. Y también sentido común y el propio criterio. Si te ponen una torta "saludable" porque tiene manzanas, pero tiene una tonelada de azúcar, y... de saludable tiene sólo la fruta... 😕 Entonces, no vale el "saludable". Es verdad que un poco de azúcar muy cada tanto, no mata. Pero hay que cuidar esas cuestiones. Yo sigo cuentas en Instagram sobre cocina. Elijo cuentas de gente que explica por qué comer o no comer (o moderar) ciertos alimentos, nada de fanatismos ni dogmas, y lo que resulta fundamental: la incorporación de alimentos que hemos dejado de lado, por falta de costumbre, por desconocimiento, por falta de búsqueda de sabores nuevos y el hábito de comer siempre lo mismo cocinado de la misma manera.
Hablando de sabores nuevos, de cambiar (ahora se dice deconstruír), ayer hice gomasio. Hacía bastante que no lo preparaba, porque generalmente al sésamo lo convierto en tahini. Gomasio: sésamo tostado y molido con el agregado de sal. Se pone en un frasco en la heladera y se usa para espolvorear ensaladas, pastas, tartas, tostadas (con miel queda delicioso). El sésamo es una rica fuente de Calcio, dicen los que saben. Tahini: mismo procedimiento que el gomasio, con el agregado de agua (de a poco) y mixeando, se logra una pasta exquisita para untar lo que sea. El tahini más jugo de limón y ajo (o lo que les parezca que pegue) es un excelente aliño para ensaladas. Les cuento que hoy desayuné pancake de avena fermentada untado apenas con miel, espolvoreado con gomasio y rodajitas de banana. Si me hubieran dicho hace unos cuantos años que ese iba a ser uno de mis desayunos, me hubiera reído incrédula. Bueno, pues, es delicioso, les debo la foto!! Rico, sano y llenador.  Por eso, prueben sabores nuevos, aunque parezca loco mezclar dulce/salado, o alimentos que jamas hubiéramos imaginado juntos.

Gomasio: sésamo tostado y molido + sal

 Pasta de cúrcuma

 Vegetales encurtidos

 Brotes de lentejas

sábado, 2 de mayo de 2020

El origami va y viene

Me pasó que tuve un bloqueo origamístico. No sabía qué plegar, no plegaba, no me daban ganas. Leía todo el tiempo, el tiempo que me dejaba el trabajo. Ahora que tenemos tantos días, tantas horas libres, me reenganché con mi amado origami. También ayudó que muchas cuentas de Instagram empezaron a dar clases en vivo, y tomo aquellas en las que la figura a plegar me atrae. Ordené mis papeles, me hice una caja nueva para ellos (con decoupage!) y listo. 
Plegar me hace felíz.
Acá van algunos plegados.













domingo, 26 de abril de 2020

Los libros y yo


En un intento de hacer journaling, en uno de mis cuadernos (uno que le compre a Caro) escribí algunas cuestiones sobre los libros y el acto de leer. Pensamientos y sentimientos que emergen cuando leo. 

  • A veces leo reseñas que me entusiasman, luego leo el libro y me decepciona.
  • Comienzo a leer y no me atrapa, lo siento aburrido. A veces lo termino, la mayoría de las veces lo abandono.
  • Cuando un libro me entusiasma, quiero leerlo todo el tiempo. Si tengo que hacer otra cosa, quiero terminarla rápido para ir corriendo a seguir leyendo. Eso me da mucha felicidad.
  • Después de terminar un libro que disfruté mucho, por unos días no puedo comenzar otro. Me quedo "saboreando" el que terminé (y lo tengo muy cerca, en mi mesa de luz)
  • Si un libro me está gustando mucho, no lo quiero terminar y lo leo lentamente.
  • Me gusta marcar frases o párrafos no solamente por lo que dicen, sino a veces por "cómo" lo dicen.
  • Amo los libros que dicen sin tapujos lo que muchos pensamos y sentimos pero no atrevemos a expresar.
  • Detesto cuando un libro (malo) se pone de moda y se sobrevalora.
  • Estoy aprendiendo a aceptar que no todos los libros supuestamente buenos o que todos los escritores supuestamente geniales me tienen que gustar.

Ahora estoy con "Manual para mujeres de la limpieza" de Lucía Berlin. Algunas historias son más interesantes que otras, pero por ahora lo sigo. 

lunes, 6 de abril de 2020

Mi vida de antes

Quiero mi vida de antes, la del laburo corriendo, la de andar en bici algunos findes, ir de pesca con mi amor, compartir un asado. Parece que estamos dentro de una pesadilla. La vida se detuvo en una cuarentena. Esas películas que tanto aborrezco. Cada día me despierto pensando, ya pasó, no? No. No pasó, no pasa, vivimos encerrados, saliendo , como escapándonos, cada semana para comprar  algo para cocinar. Lavarse bien las manos, alcohol en gel, salir lo menos posible. Barbijo? Guantes? Esto está sucediendo de verdad? Aplaudir a los profesionales de la salud, cada noche a las 21 hs... Hablar con los viejos por video llamada, asi nos vemos un poco. Jugar con la familia y amigos a algún acertijo por Whatsapp o Facebook. Mi amor? Allá en su cueva, cumplió años solo... pensando en festejar cuando esto termine...
¿Terminará?

lunes, 3 de febrero de 2020

Picadas diferentes

En nuestras vacaciones en Yacanto, fuimos a un barcito en un entorno bellísimo, en donde ofrecían picadas "creativas" (así las llamaba su autor). Justamente era lo que buscábamos y siempre comentamos: las picadas que todos conocemos, son todas iguales: fiambres, quesos, aceitunas y paremos de contar. El paladar se satura de fiambre, sal, y quesos, necesita ir recibiendo otros sabores, texturas y temperaturas, para que sea una experiencia plena.
Se acercaba el cumple de Martín (ya 19!) y el calor del veranito porteño nos envolvía. Pensé que en vez de pizzas, lo mejor era hacer una gran picada: además podía participar (cosa difícil cuando estás sacando pizzas a lo loco). Este año se me ocurrió aportar a la picada, algunos ingredientes diferentes: falafel, tahini, crutones de polenta, muffins de puerro y queso azul, y algunas otras cosas que ya venía sumando: cherrys, bolitas de melón, croquetitas de verdura, guacamole, bastones de zanahoria. También tuve que agregar algunas otras cositas, hay que ser amplio y pensar en todos los comensales: mortadelita, queso, espirales de jamón y queso, albondiguitas de carne. A todos les gustó mucho (por lo menos eso dijeron!) Creo que hay muchísimas variantes de picadas y está bueno dejar de lado los snacks fritos industriales, que son carísimos y grasosos y llevar a la mesa otras propuestas.
El postre es otro tema: siempre le pregunto qué postre /torta quiere: eligió chocotorta !



                                                                Crutones de polenta


                                                   Espirales de jamón y queso


Las bolitas de melón son un 10! Refrescan y limpian el paladar.

Chocotorta 😀

Y me quedaron varias cosas en el tintero! Morrones asados, encurtidos de vegetales, otros patés, en fin, muchas ideas para aggiornar la clásica picada.

jueves, 23 de enero de 2020

¿Tirar o guardar?

Me gusta ordenar y tirar cosas. Pero también me gusta tener algunas cosas nuevas y bellas. Los objetos que forman parte de nuestra cotidianidad, son importantes. Embellecen nuestro entorno, y (algunos) son de utilidad. A veces hay una lucha entre mi yo que aspira a ser minimalista y mi otro yo que ve algo bonito y lo quiere. Intentando un equilibrio, ambos conviven :D
Soy lo que Éloide-Joy Jaubert llama en su libro "Minimalismo: Prescinde de lo que sobra en tu mente , tu vida y tu hogar",  una minimalista moderada, de estilo japonés.

Miren estas dos bellezas, sino:


Matecito de Sólido Platónico

El camino al minimalismo es eso, un camino. En ese aprendizaje, dejamos atrás objetos que guardamos (y no usamos) con el fin de que algún día... los sacaremos de la oscuridad (cosa que finalmente no sucede). Otras veces tenemos rachas de tirar todo, o casi todo y así liberamos espacio en la casa ( y en nuestra mente).
Es un ejercicio interesante, empezar a pensar qué cosas tenemos guardadas que no usamos que podríamos desechar. 

martes, 21 de enero de 2020

Hola blogcito

Bien, retomando luego de.... ufff, muchos días (semanas, meses...) No sé si a esta altura alguien me leerá ☺.

Desde agosto hasta hoy pasaron tantas cosas, sin embargo no voy a aburrirlos con una cronología de los sucesos. Esta época (verano) suele llevarme a la misma reflexión siempre: ¿Por qué no me fui a vivir a un lugar más tranquilo cuando pude hacerlo? La ciudad de Bs As es un lugar poco amigable. Ya se que me van a decir que no idealice otros espacios, pero bueno, es casi inevitable. Sobre todo cuando se vuelve de pasar días memorables en paisajes como los de Yacanto - San Javier. Todo el entorno,el ritmo de vida, el silencio (sólo interrumpido por sonidos de la naturaleza), el aire serrano...



Bueno, para no caer en la desesperanza agradezco haber disfrutado tanto! Siestas, trekking, asados, pileta, arroyos, zarzamoras silvestres, relax!

En noviembre nos hicimos una escapadita a  San José- Entre Ríos, como un aperitivo vacacional. Estuvo lluvioso, pero igual descansamos y recorrimos.

Si voy por secciones, se terminó la sección Viajes (ufa).

Comidas y alimentación saludable: sigo! Claro que si! Siempre tratando de encontrar un sano equilibrio, sin fanatismos. Estuve incursionando en la fermentación de cereales y legumbres!
Dicen, los que saben, que se digieren mejor

                                             

Continúo con desayunos saludables y variados (pa no aburrirme, vio?) incorporando ingredientes salados (¡amo lo salado!) e intentando no caer siempre en la tostada.


Instagram ofrece muchas cuentas de donde sacar recetas, ver ideas de menúes, y concientizar a los consumidores para llevar a cabo una alimentación saludable REAL, leyendo las etiquetas de los productos, cocinando más en casa, en fin, abrir los ojos y que no nos vendan gato por liebre. 

Lecturas:
El año pasado leí muchísimo, en parte porque me lo propuse, en parte porque me tentaron tantas recomendaciones de libros (no siempre resultaron ser lo que prometían, pero esto es así). También el hecho de tener mi amado Kindle, hace que no tenga que gastar (tanto) en libros. Igual ya saben que leo también en papel! 
Los últimos meses de 2019 leí (entre otros) "Breves amores eternos" de Pedro Mairal (me gustaron algunos cuentos), "Todo lo que no te conté" de Celeste Ng (me encantó), "Intimidad" de Hanif Kureishi (uauuuu) y "Cometierra" de Dolores Reyes (buenísimo). 
Enero 2020, hasta ahora:


 Los 3 muy buenos.

Y para ir cerrando...
Como el día tiene 24 hs, el origami quedó relegado (nunca olvidado!)







Variedad de plegados, algunos convertidos en señaladores que tanto gustan a mi hermanito Marcelo.
Hasta acá las producciones! 
Espero seguir subiendo alguna que otra cosita, aunque sea cada tanto.