domingo, 10 de marzo de 2019

¿De qué estoy hecha ?

De momentos. Lecturas, cocina, origami, bici. Momentos compartidos  momentos solitarios.
El trabajo es subsistencia. Hay una cuota de gratificación, pero no es lo fundamental.
En cuanto a los libros que leí hace unos días, les cuento: "Okasan" me gustó la descripción de Japón, país que algún día me encantaría visitar, pero siento que no desarrolló en profundidad la relación de la madre con su hijo. Siento que quedó en la superficie, esperaba más.
"Diez mujeres" lo devoré. El capítulo de Simona fue escrito para mi, si señor. Impecable. Se los recomiendo.
Ahora estoy leyendo de la misma autora: "El albergue de las mujeres tristes".
En este maravilloso dispositivo llamado Kindle, tengo cerca de 360 libros. Lo amo, desde que me regaló Carlos, lo atesoro. No dejo de leer libros en papel, me encantan. Pero el Kindle es muy práctico, pequeño, podés llevarlo de viaje y no acarreás peso. Y una ventaja para los insomnes: como tiene luz propia, cuando me despierto de noche y quiero leer, no molesto a Carlos. También se pueden seleccionar párrafos. Una maravilla. Puede convivir tranquilamente con los libros físicos. Dejemos de convertir todo en una grieta, por favor. ¿Por qué hay que optar? Ambos son geniales.

Pero no sólo de libros vive el hombre (ni la mujer, claro).
Origami en sobres!
Ideales para cartitas, mensajes de amor, regalo de $, para poner un saquito de té, y lo que quieran.
El tutorial lo encontré en IG en la cuenta de milsueñosdepapel. Es muuuuyyyy fácil de plegar,  está bueno tener varios a mano para usar de apuro. 
También estoy hecha de collages, siento que es mi técnica, trato de hacer alguno cada tanto. El papel está muy presente en mi vida.


Bueno, les presenté algunas de las cosas de las que estoy hecha, pero hay más!
Tema para otro post 😊

domingo, 24 de febrero de 2019

Nutricio

Hace un tiempo ya, que estoy en el camino de intentar hacer cosas que me den placer. El trabajo ocupa gran parte de mi tiempo, y sucede muchas veces que cuando queda un cachito de tiempo libre, el cansancio gana la batalla. Otras veces la gana Internet. Es una tarea de todos los días, recuperar la conexión con aquellas actividades que nos nutren y nos dibujan una sonrisa en la cara. La lectura, es una de esas cosas que estoy rescatando. Cada año que comienza, me propongo leer más, de a poco lo estoy logrando. Vengo con el envión de las vacaciones y si bien el ritmo decae (por el trabajo), estoy leyendo mucho más que otros años. Mi Kindle contribuye. Estuve leyendo "Ella en la otra orilla" de Mitsuyo Kakuta, "Nada" de Carmen Laforet, "El sol y sus flores" y "Otra manera de usar la boca" de Rupi Kaur. Tengo varios títulos que esperan ser leídos.

Mi próximo libro: lo regalaron amigas con las que trabajo, me dieron un vale por mi cumple. 

Hablando de lo que me gusta, el origami ocupa un lugar privilegiado en mi vida.
De una bolsa de regalo, aproveché el papel!



Corazón - sobre


Abanico

El Collage: otra de mis pasiones



Les dejo un fragmento maravilloso de "El sol y sus flores" de Rupi Kaur:

lunes, 11 de febrero de 2019

Mar del Sur y Centinela del mar en imágenes

¿Qué más puedo escribir sobre el lugar que tanto amo? Si cada año que piso estas playas y este campo, mi corazón salta de felicidad! 



Centinela del Mar, a 38 km de Mar del Sur.



Centinela del Mar: Centro cultural La Lagartija, gracias por saciar nuestra hambre y sed! Y por la calidez con la que nos trataron.






El Origami siempre presente, sobre todo los días de lluvia.


No quería volver, como me pasa siempre. Disfrutamos mucho mucho. Amo Mar del Sur!

sábado, 2 de febrero de 2019

Tiempo para leer

Mente relajada, eso es lo que necesito para leer. Y tiempo, claro. Estos libros leí:




Me gustaron los tres! Sobre todo "Rumble" (lo devoré) y "Los días del abandono". El de Starnone está bueno, plasma muy bien el clima opresivo y me gustó cómo resolvió el final.
Ahora estoy terminando "Ella en la otra orilla" de Mitsuyo Kakuta. Leer en vacaciones tiene ese placer de retomar el libro varias veces en el día ( o no). Y leer en Mar del Sur, es un doble placer, porque el entorno plagado de cantos de pájaros y hojas que bailan por la brisa costera, es inmejorable.
Mi kindle me acompañó estas vacaciones. Ahora en Buenos Aires (sin los pajaritos buaaaa) lo sigue haciendo. Después les cuento cómo me fue en la playa !

martes, 15 de enero de 2019

Detener el tiempo

Si se pudiera! Pero no, por eso hay que disfrutarlo a full. Por suerte, por ahora, este veranito viene tratándonos bastante bien, con calor pero soportable y alguna lluviecita refrescante (mientras no salga el sol y suba la humedad!). Sigo descansando y aprovechando el tiempo para leer, entre otras cosas. Terminé el libro de Soledad Barruti : "Mal comidos", tremendo, nos hace abrir los ojos acerca de lo que llevamos a nuestra mesa diaria. Lo recomiendo ! Eso si, luego de leerlo, me pregunto: y ahora, qué como? Es muy complicado porque todo está en tela de juicio, lamentablemente.
Comencé el libro "Rumble" de Maitena, está bueno por lo poco que leí, después les cuento más.
Como tengo tiemmmmpooooo (y ganas) hice pan dulce. Si! Fuera de las fiestas! Vamosss!!!💪 El clima ayuda, y el hornito eléctrico no tira tanto calor como el de gas. La receta es la de Doña Petrona  (hice la mitad de lo que indica en esta receta). Salió increíblemente rico!!

Ñam!!!

Ella siempre presente 

También sigo con mi origami. En un local de diseño vi esta estrella, le saqué una foto y luego la busqué en la red, para plegarla. Acá el paso a paso


Bueno, a seguir pasándola bien, mate en mano, buena música y tiempo para dis- fru-tar!

viernes, 4 de enero de 2019

Modo vacaciones


Desayunar en la cama, ver series y películas, leer, ver las redes, ordenar mi cuaderno de recetas, cocinar, plegar origami, ordenar la casa, tirar cosas que ya no uso, dormir la siesta, escuchar música, no tener horario que cumplir (no usar despertador!), que el día me sorprenda. Esas son las verdaderas vacaciones, dejar descansar un poco la mente y disfrutar del tiempo libre.

miércoles, 2 de enero de 2019

Cosas que pasaron estos días

Fin de año viene con mucho cansancio. En mi trabajo, diciembre es un mes más que caótico. Y las fiestas aportan su cuota para hacerlo aún más denso. En Navidad estuve acá para pasarlo en familia, como les gusta. Para mí, ya saben que las "Fiestas" tienen cero importancia, sobre todo desde que Martín se despidió de Papá Noel. Igual hice las galletas de jengibre porque sé que son esperadas con ansias, hice origamis navideños que regalé, brindé y envié mensajes de felices fiestas. Eso si, a fin de año nos rajamos de Buenos Aires iupiii. Nos fuimos a Santa Fe, a un pueblito que se llama Sauce Viejo, por el cual no daba dos mangos en mi imaginario de creer que estaba formado por dos chozas. Me encontré con una agradable sorpresa: son casas de fin de semana, algunas muy lindas, con verde, piletas, y el río Coronda a un paso. Carlos tenía cosas que hacer en la ciudad de Santa Fe, entonces tuvimos la excusa perfecta. Fuimos 3 días a un hotel, bastante lindo, con algunas cositas mejorables. Pero hay algo que ya no voy a repetir (no se cómo voy a hacer, ya veré) que es ir a lugares donde haya niños. Yo sé que van a pensar que soy una especie de monstruo, encima maestra jardinera!!! Pero bueno, se supone que una va a DESCANSAR y relajarse, y ésto, queridos míos, no es posible en su totalidad, si la pileta se convierte en un club con pibitos gritando, jugando con pelotas y flota flota, salpicando por doquier. Se que lo que estoy expresando no es políticamente correcto, pero ya no me importa serlo. Cada vez más necesito silencio, paz, pajaritos y calma. Otro agregado: la música. Me gustaría saber quién decretó que poner música en el entorno de la pileta, es sinónimo de clima festivo y alegría.. Encima reggaeton. Amo el silencio, escuchar a la naturaleza, el sonido de las aves, el río con su canto tan relajante. Lo peor es que si uno busca esa paz de la que hablo, hay que pagar fortunas como si fuese una especie de lujo estar en un hospedaje tranquilo y en silencio. Bueno, tengo que ser justa, no fueron así los 3 días. Nosotros nos íbamos temprano al muelle a pescar, por suerte no era un lugar requerido, asique estábamos solos. Luego, nos dábamos un chapuzón en la pileta, comíamos algo y siestita reparadora bajo el aire de la habitación. A partir de ahi la pileta pasaba a ser invadida por los pequeños ( y grandes) hasta bien entrado el atardecer. El 31 a la noche, aprovechando la fecha festiva, nos zambullimos a la noche, aún así, había una pequeñita a los gritos pelados porque la hermana quería sacarla de la pileta para llevarla a ducharse y la chiquilla no quería. Esa misma criatura, más tarde estuvo gritando en los pasillos del hotel. ¿Los padres? Ni idea. Verán que ya estoy mayor, pero un poco y un poco, también hay quien cree que vive solo y no entiende que existen otras personas.
Finalmente descansamos, tratamos de buscarle la vuelta, leímos, dormimos, y disfrutamos del verde, los pájaros y el río. Les cuento cómo pasamos el 31 a la noche: luego del disfrutar la pileta, nos duchamos, preparamos una picada y vimos una peli argentina bajo el aire. Brindamos con un muy buen vino, nos deseamos felizañonuevo y a dormir! jajajajaja un placer total!!!  Esa noche no había restaurantes abiertos por la zona, todos festejaban en familia.
 Sin balances, ni nada. Feliz 2019 para todos y todas!!!








domingo, 16 de diciembre de 2018

Strawberry fields forever

Frutillas, si!!! En la ruta, volviendo de Zárate, vimos unas lindas frutillas a muy buen precio. Les cuento que tengo frutillas en el freezer para mis batidos matutinos. Con éstas que compré en la ruta, una parte las dejé para consumir frescas, y otra parte...las convertí en mermelada! En el blog ya subí una receta con video. Es muy rica, sana, y casera, que más pedir?

Sólo frutillas, jugo de limón, chía, sucralosa o azúcar mascabo. Una maravilla!!!

Se nos va el año, vamos!!!

Varias cosas en una de las últimas entradas del año. Ya pasó la fiesta de egresados de Martin, ya se fue del cole, impresiona la velocidad del tiempo, cuanta emoción! Igual no lloré, será que lo vengo trabajando desde hace varios días. Para decorar el salón hice varias estrellas de estas estrellas que colgamos con la ayuda de algunos chicos de 4to año.


Quedaron lindas, hice 9 de varios colores. Mi hijo se fue a almorzar con sus compas luego de la entrega de diplomas.
También estuve y estoy plegando otras figuras, saben que no dejo de hacerlo, ya que me conecta con momentos de paz.




Y también tengo momentos de relax al aire libre, a ver verde, a respirar aire puro (?) bueno, o algo así. Ver el río, leer, caminar, hasta dormir una siestita en la reposera, para limpiarme de tanto ruido y locura ciudadana.

Momentos de placer en estos últimos días del 2018.

domingo, 2 de diciembre de 2018

Oh...Diciembre!

Ya diciembre...¿Ya? ¡Siii! Bue! Acá estamos, en un par de días mi hijo recibe el diploma de bachiller (la vieja piensa..."era ayer que corría por el pasillo del Jardín Maternal..." ) De fondo suena Sui Generis. Carlos dice que yo se lo "pegué", pero no, yo le metí la locura Beatle, pero el resto se le metió solito. Ya pasó el campamento, UBA XXI, todo... Siento tantas cosas juntas que no sabría por dónde empezar a desanudar. Alegría por verlo grande, sano, lindísima persona, ver cómo lo quieren sus compañeros, sus profes... y leo en una foto en facebook que una amiga le escribió: "Porque de todas las almas que han estado, tu eres la que más ha brillado, el egresado más copado!"... ¿qué quieren? Cómo no sentir esta felicidad? Emoción, un poquitin de tristeza porque su padre no estará en la entrega de diplomas. Felicidad, deseos de que la vida sea benévola con él, aún en los malos momentos, que le de un respiro, sé que tiene recursos para el camino que comienza (o que continúa). Qué le diría? Lo que le digo siempre: que lo más importante en la vida es que sea felíz, que haga lo que ame, que se forme en lo que le guste, a mi no me debe nada, que tome la vida en sus manos y haga su mejor construcción. Le diría que si alguna vez me necesita, voy a estar, que no tema equivocarse, porque la vida es aprendizaje. Que se anime a saltar, que tiene con "qué": inteligencia, sensibilidad, y fuerza. Que disfrute los buenos momentos, que son el resguardo de los no tan buenos. Que ame, haciéndose respetar. Que busque la verdad, la libertad y la justicia.
Que lo amo con el amor que trasciende tiempo y espacio.
Adelante, hijo, a volar!

(foto de 2012)

domingo, 4 de noviembre de 2018

Aprender toda la vida

El miércoles pasado fui al segundo encuentro del Taller de Kiako. Confieso que me gustó más el primer encuentro, pero para el segundo trajo cosas saladas para degustar, riquísimas! Y como sus recetas son muy inspiradoras ( y salen bien) sigo probándolas.
Hoy hice Budin de banana ( o Banana bread ) lo hice formato cuadrado, es super delicioso y lleva muy poquita harina (usé harina de arroz integral)


Lo salado que nunca falta: Carrot cake salada


Dos recetas exquisitas! El budín de zanahorias, es rico solo o untado con algún paté, o como pan de sandwich. Uno de los que más me gustó.
El taller me dejó bastantes tips para cocinar saludable, pero lo que me resultó más interesante es el poder desestructurarme para pensar diferentes recetas y combinaciones de sabores e ingredientes. Hay que salir de lo habitual y empezar a probar otras opciones. ¿Por qué no desayunar salado? ¿Cómo quedaría esta verdura con esta legumbre? Probar, experimentar, hay sabores nuevos esperando ser degustados.

domingo, 28 de octubre de 2018

Cocinando ando

Los domingos suelen ser días para preparar la comida para la semana. Vuelvo de Núñez y me dispongo a planificar, de acuerdo a lo que tengo o compré, comidas para tener a mano.
Ya tenia en el freezer mijo y garbanzos remojados, como me enseñó Natalia Kiako en su taller ( fui al primer encuentro, el miércoles que viene es el último). Antes hice yogurt probando el termo de boca ancha que compró Carlos. Bueno, herví el mijo y por otro lado los garbanzos. El destino de esos hervores: bollitos de mijo, hummus, garbanzos crocantes (me salieron blandos buaaaa), hamburguesas de garbanzos, mijo y espinaca. Mientras hervía eso, hice un budín muy frutado (versión budín de la receta de muffins muy frutados de Nati). Un manjar. Nunca pensé que utilizando harina integral, iba a quedar tan suave, húmedo y esponjoso. Y los mejor de todo: le gustó a mi hijo! Eso si es un logro!
Les cuento, mi cocina es muy pequeña, cuando cocino armo un tetris, corro una olla, para poner una sartén, meto fuentes en el horno para apoyar un bowl, y así todo. Cuando terminó de hervir mijo y garbanzos, separé el mijo en dos: una parte para los bollitos, la otra para hamburguesas. Hice hummus con los garbanzos, sequé un puñado para hornear como snack, y procesé otra parte para mezclar con el mijo.
Resultado: los bollitos de mijo son un gol de media cancha, ya veo que me voy a aficionar, son tan ricos, que están para comerlos no sólo de almuerzo o cena, sino como un bocadillo por la tarde, cuando regreso del trabajo (acompañando unos mates!) Además como soy más fan de lo salado que de lo dulce...venga!
El hummus, ni hablar, ya lo vengo haciendo hace rato, esta vez sin tahini (pasta de sésamo).
Los garbanzos crocantes, quedaron sólo garbanzos especiados, sin "crack", tendré que averiguar cuál fue el error 😖. Las hamburguesas están en el freezer, aun no las probé, después les cuento!
Les dejo algunas fotos y los links con las recetas!





PD: Resolví el tema de los garbanzos crocantes: los volví a meter en el horno, función "asar", se tostaron y quedaron crack!