miércoles, 17 de octubre de 2007

Una Fantástica

Mis lecturas son así cuando tengo poco tiempo: empiezo un libro, lo dejo en suspenso, pongo mi atención en otro, o en otro tema, vuelvo, voy y vengo. Las "Mujeres que corren..." las tengo ahí, no las abandoné, lo estoy terminando. Al tiempo que releo "Gramática de la fantasía" de Gianni Rodari, que si bien es una introducción al arte de inventar historias, se puede perfectamente aplicar a cualquier proceso creativo. Rodari menciona una serie de juegos que el realizó en las escuelas de Italia, sobre el tema de creatividad y escritura, y de cómo esto divertía a los niños, a la vez que los enriquecía como técnica para escribir. Rodari dice que: "En nuestras escuelas en general, se ríe demasiado poco" (coincido) y deja un pensamiento de Giacomo Leopardi del año 1823!!!! "La edad más bella y afortunada del hombre es la infancia, pero ella está atormentada de mil formas distintas con mil angustias, temores y fatigas debidos a la educación y a la instrucción, hasta el extremo de que el hombre adulto, incluso en medio de la infelicidad...no aceptaría volver a ser niño y sufrir lo mismo que ha sufrido durante la infancia"

5 comentarios:

  1. ¡Amén hermana!
    Reir en las instituciones es ser subversivo. ¿Cómo vas a divertirte si ahí se va a aprender? Hay que ser serios. La escuela apesta, es un mal necesario, pero por eso hay que quitarle ese centro del Universo que a veces posee dándole a los chicos otras visiones en casa.
    El Tincho tiene suerte de que vos lo ayudes con eso.
    Remuaks!

    ResponderEliminar
  2. Vos tambien aportás lo tuyo, Tio...!
    Un besote!!

    ResponderEliminar
  3. lo pensaré a la hora de hacer ejercicios para mis niños egipcios. Bastante tienen con esa escuela británica para que encime los tenga que torturar yo.

    ResponderEliminar
  4. El libro esta muy bueno y tambien para adultos (con almas de niño)
    Que dificil debe ser tener alumnitos egipcios! Suerte!!!

    ResponderEliminar
  5. Sin lugar a dudas la educación de cualquier niño comienza en su propio hogar. Delegar en la escuela toda la responsabilidad es un error lamentable y demasiado frecuente.

    ResponderEliminar