viernes, 30 de noviembre de 2007

Te quiero, viejo

Después de la queja al vacío por el enjambre de nuestra bendita ciudad, bajé un cambio, miré a mi alrededor y ví a mi viejo de 76 años poniendo todo para recuperarse de su operación. Y mi queja se diluía hasta desaparecer... Estoy diciendo que lo admiro, que veo la polenta que pone para superar las dificultades y como me enseña a no ahogarme en un vaso de agua. Esta mañana mientras mi mamá desayunaba antes de ir a la clínica a verlo, me pasó esta frase:
"Sabio es aquél que lamenta un poco menos, que espera un poco menos y que ama un poco más"

1 comentario:

  1. Hermosa frase la de tu papá Vero, y bien por su polenta tambien,
    besos!

    ResponderEliminar