lunes, 10 de diciembre de 2007

Destino: San Rafael

Al final fui a Retiro, los acompañé porque iban cargados de bártulos pesados. Ya no me afectan las despedidas como antes. En otras épocas lloraba sin parar, odiaba despedirme. Martín sonreía a través de la ventanilla del micro, saludaba, tiraba besos, estaba felíz! A mí no me importaba nadie, yo también tiraba besos, agitaba la mano y seguía al micro, dejándole mi último saludo. Sé que va a disfrutar porque es un "disfrutero" tremendo, todo le apasiona, lo entusiasma. Y yo también voy a pasarla bien, ¿porqué no?, gozando de mi tiempo relativamente libre (sigo trabajando) sin tantas corridas, ni apuros, sin pensar "qué le cocino hoy????". El va a descansar de madre, yo voy a descansar de hijo...por unos pocos días, ¿no es saludable?

1 comentario:

  1. MUY SALUDABLE!!!! disfruten ambos de sus merecidas y saludables vacaciones!

    besos!!!

    ResponderEliminar