martes, 26 de mayo de 2009

Espejismo

Cuando uno cree que ya conoce a las personas aparece la sorpresa, que, en algunos casos, uno intuía al principio de la relación, pero no siempre le damos crédito a esas primeras percepciones. Quizá por esto de darse la oportunidad de conocer más a la gente y no quedarse sólo con la primera impresión. A mí me pasó, seguramente a Uds., también. Hace relativamente poco. Pensaba que había un vínculo de afecto con algunas personas, y cada día que pasa me doy cuenta que fue sólo una ilusión, un momento pasajero, un deseo tal vez. La indiferencia puebla hoy ese territorio, y no medió ningún conflicto (que yo sepa) para que la relación llegue a ese estado. Sólo sucedió así.
Cosas que pasan...

8 comentarios:

  1. Pasa, pasa, de hecho a mí también me pasó, hace muy poquito. Mi filosofía suele ser: ir donde me quieran (y donde yo quiera ir, claro). Es duro el rechazo o la indiferencia en especial cuando el otro no nos es indiferente. Son las vueltas de la vida.

    ¡Un besote, Vero!

    ResponderEliminar
  2. Y también es inexplicable cuando pintaba una cosa y sin que haya habido peleas se enfríe todo...
    Gracias, Gaby!!!
    besos!

    ResponderEliminar
  3. Lo mejor en estos casos es indagar. Porque por ahí la otra persona ni se avivó, o está con otras cosas o vaya a saber que?? pero por eso lo mejor siempre es... te pasa algo?? si uno va de frente, con amor claro, nunca nos puede ir mal...
    Como me gusta esta ilustradora!!!
    Besote
    (^v^)

    ResponderEliminar
  4. Mmm no se, creo que no hay peor ciego que el que no quiere ver, es muy evidente que la onda cambió, no creo que no se haya(n) dado cuenta. A veces los caminos se bifurcan y esta bien así.
    Una grande, Beatrice.
    Beso!

    ResponderEliminar
  5. Vero:
    Te etiqueté para jugar a una cosa...: http://ximenacarreira.blogspot.com/2009/05/cosas-varias-some-stuff.html

    Ojalá quieras. (^v^)

    ResponderEliminar
  6. La ilustración elegida ilustra (valga la redundancia) muy bien lo dicho.
    Hace años un hecho como este me ponía triste, muy triste. Me costaba entender qué había pasado, y tendía a buscar el porqué, a preguntarme si yo había motivado ese distanciamiento.
    Ahora es todo más fácil, para empezar porque no me culpo de nada, así, sin más. Administro mucho mejor mis afectos, y no me torturo cuando algo no funciona.
    Es más, mi puerta sigue abierta.

    ResponderEliminar
  7. Mariana:
    Yo tampoco me torturo, porque cada uno elige qué quiere hacer de su vida...
    ;)

    ResponderEliminar
  8. A mi me pasa que de alguna manera lo intuyo desde el principio.
    Si la persona que considero amiga se aleja, le doy su tiempo. Uno a veces no sabe que le puede estar pasando. Pero no dejó de hacer una llamadito o mensaje cada tanto.
    Me pasa con las amistades que considero verdadera, puede pasar hasta un año sin vernos, pero cuando nos reencontramos todo sigue igual.
    También están las amistades pasajeras, lo bueno es saber disfrutarlas en el momento en que estan, y no hacernos drama cuando se van.

    ResponderEliminar