martes, 8 de diciembre de 2015

Tratando de volver a la normalidad

Parece que este fin de año está empeñado en darme sorpresas, y no de las agradables, precisamente.
El sábado del finde largo me disponía a viajar a Bariloche, donde me esperaba mi amor, y me arrancaron la cartera en la calle, yendo a Aeroparque. Adiós viaje, adiós efectos personales... lo que más me dolió además de que me tiraron al piso, fue perder el viaje. Estaba todo preparado para disfrutar y descansar. Un recreito de cuatro días para reponerme del cansancio del año y del accidente de la bici.  Otra vez moretones, raspones, y sobre todo miedo.
Hice la denuncia correspondiente, llamé a Carlos para avisarle lo que había sucedido y se tomo el primer vuelo para estar conmigo. No voy a explayarme mucho, el tema de la delincuencia es muy complejo y basto, alguien tiene que hacer algo, y no tenemos que naturalizar estas cosas "porque a todo el mundo le pasa". No tiene que ser que natural que no se pueda transitar por la calle tranquilo, no tiene que ser natural que te roben, que te lastimen, no señor.
Agradezco estar viva y entera. Ahora, de a poco, se me tiene que ir pasando el miedo, tengo que retomar mi vida, pero les digo que me cuesta. Es muy reciente, y nunca me había pasado. Hace mucho tiempo, me arrancaron una cadenita de oro en el Subte. Hasta ahora era todo lo que había sufrido personalmente (no así mi familia).
Gracias a todos los que de alguna manera me enviaron mensajes de cariño, a mis amigos, mi familia y mi amor incondicional.
Gracias.

2 comentarios:

  1. Vero, te mando un abrazo enorme, ...de esos que te hacen sentir que todo estará bien :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me llegó tu abrazo, Gra!!! Me hizo muy bien ;) beso!!!

      Eliminar