martes, 25 de diciembre de 2007

Después del brindis

La separación de mi hermano le dio un tono diferente a esta Nochebuena. De todos modos Papá Noel estuvo presente y se portó muy bien. Tanto que Martín salió al balcón y lanzó un "¡Gracias, Papá Noel!". Cuando volvimos a casa, lo metí en su cama, lo besé. Estaba tan felíz con sus regalos. Me acosté pensando que iba a ser de la Nochebuena en los próximos años. ¿Cómo reinventarla cuando los niños ya sepan la verdad, cuando Papá Noel sea lo que es, una bella mentira?

4 comentarios:

  1. Vero:

    Cuando yo dejé de creer en Papá Noel no sé bien en que momento me contaron la historia de San Nicolás de Bari quien dio origen a la tradición de Papá Noel y que entiendo que existió verdaderamente hace muchos años.

    Besos y Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  2. En el fondo los niños siempre saben que es eso una bella mentira,solo que lo guardan en secreto para no desilucionarnos,pero las proximas navidades traeran esos lindos recuerdos jamas olvidados y habra en los ojos de tu hijo el agradecimiento de una infancia Feliz.Gla

    ResponderEliminar
  3. Que bueno lo de San Nicolás de Bari me va a venir bien cuando llegue el momento!




    Es cierto esos momentos jamas los olvidaremos, ni él ni los grandes...
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola Vero! Llegué a tu blog a través de otros, y m egustó mucho lo que leí. Te cuento que mi hija mayor me cuestionó el asunto de Papá Noel unos días antes de la navidad pasada, y aunque se sintió totalmente engañada en ese momento, disfrutó del encanto de estas fiestas como si realmente siguiera creyendo!
    Te espero por mi blog cuando tengas un ratito!!!
    Te dejo un beso grande!

    ResponderEliminar