lunes, 25 de agosto de 2008

Con ojos de niño

I Martín había ido a jugar al departamento del vecino que está un piso abajo del nuestro. Subió corriendo, entró a casa, y fue rápidamente al baño. -Martín, ¿por qué no vas al baño en lo de Juani?-le pregunté -Porque esto es grotesco! -me gritó, sentado en el inodoro. II El sábado,tuvo su primer fiesta de casamiento. -Entramos a un salón y había una mesa con comida que se podía agarrar sin pagar!

7 comentarios:

  1. Los ojos de niño son impagables!! Y mas si son nuestros hijos ;)

    ResponderEliminar
  2. ¿qué habrá querido decir con eso de grotesco?

    ResponderEliminar
  3. No sé, por las dudas ni me asomé al baño!jajaja

    ResponderEliminar
  4. jajajaja, por eso tenés que andar llamando al plomero cada dos por tres!!!!

    ResponderEliminar
  5. ¿en qué momento dejamos de ver el mundo con ojos de niño? ¿será gradual o de sopetón? no se... pero hay que tratar de conservarla lo más posible :)
    Vero, cuando tengas un ratito pasá por mi blog que tenés una sorpresa.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Viole: si, es un presupuesto jajajajaaj

    Pao:Ojalá nunca dejáramos esa manera de ver el mundo...
    Gracias por el mimo!

    ResponderEliminar