jueves, 26 de enero de 2012

Hasta siempre, querido Kimba ♥




Es difícil sonreír por estos días... Lo extraño y me parece que lo voy a ver aparecer en cualquier momento. Ayer cortaba carne y pensé: Que raro que no venga Kimba a pedirme comida! ...
Espero sus ruidos, su presencia en nuestra casa.
Martín no para de llorar...
Ya vendrán los días en que lo recordemos con una sonrisa. ¿Cómo era? Tierno, compañero, caprichoso. Cuando venían visitas y se quedaban hasta tarde ponía cara de pocos amigos porque tenia sueño y quería que se fueran todos para poder dormir. Antes de que abriéramos la puerta de casa, la golpeaba con su cabezota, como signo de bienvenida. Si me tiraba en el sofá, el se subía en mi panza. En mis momentos de llanto se quedaba mirándome fijo, siempre acompañándome. Apenas agarraba el abrelatas, lo tenia a mi lado, maullando como loco.
Querido amigo: sabemos que no sufrís mas, es lo único que ayuda, al menos un poquito, a consolarnos.
Gracias por los hermosos momentos que nos regalaste, gracias por tus mimos, tus locuras, tu presencia silenciosa.
Te vamos a recordar siempre. Ahora te toca descansar.
Chau Kimba,. Te quiero mucho.

9 comentarios:

  1. Ay........ Estoy llorando. Kimba era como mi Yano. Me recordaste todo lo que sentí hace poco más de un año cuando se murió... Sabemos que va a pasar -su muerte- porque ya están viejitos, pero el saberlo no quita el dolor.
    Un abrazote apretado, Vero.
    <3 <3 <3 <3

    ResponderEliminar
  2. Chau querido bola 'e pelos. Siempre me voy a acordar de aquel verano en que me quedé a cuidarte y te engordé como un cerdito, y a partir de esa vez cada vez que me veías ibas directo a la cocina. Buen viaje.

    ResponderEliminar
  3. Nooooo!! Hace mil que no entraba a tu blog, pensé que estabas en el mar... Te mando muchos besos, para vos y para Martu.

    ResponderEliminar
  4. Verito, qué pena!!!! Es una parte de uno que se va, cuando se van. Son testigos únicos de nuestra intimidad. ¡Rápido,aunque la penita no se va, rápido, rellená ese lugar! Te ayuda a recordar más pronto con alegría los buenos momentos, aunque no sea ÉL. Yo le he hecho y me resultó. Un beso a vos y a Martín.
    Juan

    ResponderEliminar
  5. Ay, Vero, me hiciste llorar y recordar a tammy. Es horrible verlos partir, pero peor es verlos sufrir y no poder hacer nada para ayudarlos.
    A mi me ayudó mucho adoptar a las 3 demonias, aunque ningun amor reempaza otro amor, los gatos sanan el alma.

    Ojala pronto puedan recordarlo con una sonrisa. Besos :(

    ResponderEliminar
  6. Marcela:
    Gracias, Marce... hace falta tiempo nomas... pero como cuesta!
    besos

    Marcelo:
    jaja estaba hecho una bola ese verano! Despues dieta estricta! Gracias por cuidarlo...♥

    Irene:
    Gracias, Ire, es dificil, uno sabe que va a suceder en algun momento, pero son bichos tan queribles, tan de la familia, que duele mucho cuando parten...
    besos

    Juan:
    Si... lo estoy meditando... supongo que esperaremos un poco y despues habra otro "amigo" en casa...:)
    Gracias, Juan, un abrazo!

    Carolain:
    No sabes como pensé en vos cuando sucedió esto! Me acorde todo el tiempo de como lloraste a Tammy... y duele, duele muchísimo... es cierto que es horrible verlos sufrir... Ahora ambos deben estar de joda en el Cielo Gatuno.
    Sanan el alma, es así! Pronto habrá un nuevo sanador en esta casa.
    Gracias!!
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Vos sabes que yo pensé lo mismo, capaz andan los dos jugando con algun piolín y comiendo atún. Ojala sea asi. Y, si, yo lo pensé (no mucho, porque tenia esa sensacion que vos decis de que iba a aparecer en cualquier momento, estaba habituada a ciertos movimientos, o a ciertos reflejos) y me decidí no por 1 si no por 3!!! Y la verdad que creo que ellos, desde donde esten, estan felices si podemos brindarles todo este amor y contención a un gatito nuevo. Asi que, sí, sanan, y tal vez haya alguien por ahi esperandote.

    Te mando un besote!! :)

    ResponderEliminar