domingo, 12 de febrero de 2012

El dolor del otro

Siempre me pregunté qué nos pasa  frente al dolor ajeno. El dolor moviliza y hace que las personas reaccionemos de muy diversas maneras. Hay quienes huyen para evitar estar en contacto con él. Hay quienes dan consejos.  Hay algunos que no lo toleran y necesitan "distraer" al que esta atravesando momentos difíciles, intentando "hacerlo olvidar" por un momento y sacarlo de esa situación. Pero cuando uno experimenta dolor, no tiene otra salida que atravesarlo. Las conductas evitativas, negadoras, o distractoras, no sirven. El dolor esta presente y hay que hacer algo con él.
Tal vez resulte más empatico, escuchar al que lo sufre, ponerse en su lugar, y dar un fuerte y cálido abrazo.

7 comentarios:

  1. Acompañar y dar un abrazo es lo mejor, o por lo menos que quien sufre sepa que estás al lado por si necesita ese abarzo...
    Beso!!
    Moni

    ResponderEliminar
  2. En mi trabajo debo lidiar todos los dias con el dolor ajeno, es mi funcion contenerlos y ponerme en sus zapatos esos minutos eternos que debemos compartir (eternos para ellos, para las familias claro)creo que escuchar y acompañar al otro de un modo respetuoso y sincero es mi modo de acompañar y de entender el dolor del otro, po run minuto, diez, veinte, una hora soy un oido una compañia, sincera y respetuosa, y lo logro porque siempre mi filosofia de vida ha sido "el otro soy yo" yo soy ese que sufre, yo soy ese que llora, y solo asi puedo ofrecer mi contencion sincera-
    Con mi propio dolor, con mi realidad dolorosa es diferente, claro, la mejor forma que he encontrado de lidiar con él, ha sido sentarme cada noche a enfrentarlo y atravesarlo del modo que me surja, a veces son lagrimas, a veces son recuerdos que me traen risas... el dolor a veces, he descubierto, se presenta en diferentes formas.

    ResponderEliminar
  3. Moni:
    Tal cual, estar cerquita por si nos chiflan :)
    Besos!

    Gabyta:
    Debe ser duro, de todos modos enfrentarte todos los dias con esas situaciones. Por otra parte, el otro dolor (el tuyo) se atraviesa, duele, jode, pero con el tiempo, todo sana, y lo bueno es saber que uno cuenta con recursos para enfrentarlo y que no esta solo.
    Yo tb llore mucho el dia que mi hijo se fue por primera vez con su papa, por ej, y no solo ese dia, sino varios mas.
    Te mando un beso enorme.

    Virgi:
    Gracias!!! un beso!

    Marcela:
    Si, te hacen sentir muy bien!
    :)
    Beso!

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo, Vero. No hay manera de evadir, en realidad. Uno puede hacerse el boludo, pero tarde o temprano, si no atraviesa el dolor, el dolor termina atravesandolo a uno. Igual, creo que cada quien hace lo que puede y lo que le sale. Tanto para sobrellevarlo, como para ponerse en el lugar del otro. Besos

    ResponderEliminar