jueves, 9 de febrero de 2012

Diario de Vacaciones III

Día 3

Todos duermen. Esta vez, no dormí bien. Tuve calor, frío, sueños...Me desperté a las 4. Luego a las 8. Salí a ver el mar dorado por el sol. Otro día de mucho calor.
Playa por la tarde, luego de una pequeña siesta (religiosa).Me llama Fer, me dice que esta triste. Kimba esta muy débil, no come, ya se esta yendo...Nuestro viejito aguanta todo lo que puede, pero ya esta entregado. Nos dio tantas alegrías. Nos acompañó tanto! No creo que esté a nuestro regreso. No me pude despedir de el, eso me duele ...Olvidé decirle "gracias". Gracias por los hermosos momentos que nos regalo. Gracias por sus mimos, por su silenciosa compañía. Gracias, Kimba. Siempre voy a quererte.



Dia 4

El dia de ayer fue perfecto. Calor, playa, baño en el mar. Volvimos de la playa a las 21:30. La luna nos ilumino el camino. Esta mañana me desperté a las 7. El día estaba hermoso para caminar. El mar planchado. Una brisa loca despeinaba mis rulos.¿Quién apareció? Alemán! Me acompañó, como siempre, durante la caminata. Primero enfilamos para el lado del Remanso, pero el mar estaba muy crecido y no pudimos avanzar. Dimos la vuelta para Rocas Negras y se sumó el perro del psicólogo ( después supe que era ella: Reina) .Reina y Alemán se celan. Parecen dos nenes. De pronto van a mi lado. Después se distraen persiguiendo a las gaviotas. Dos aguiluchos acechan a Alemán a los chillidos para defender su nido cercano.
Pensaba esto cuando caminaba con los perros: una analogía de lo que es estar en pareja. Caminar juntos, pero no pegoteados. De pronto, paro a buscar caracoles, Alemán corre a los pájaros, o se revuelca en las piedras. Luego, retomamos la caminata. Asi debería ser, caminar juntos pero cada uno deteniéndose en algo distinto. Hermosa metáfora me hizo ver este bicho...
...........................................................................
Volví y seguían durmiendo. Marce se levantó, después Martín. Abrimos las ventanas y las puertas para refrescar la casa. Desayunamos y salimos a buscar a los abuelos.
....................................................................
Disfruto la soledad... leo, miro a los pájaros luchando contra el viento. Los yuyos se balancean con el viento.  Mi hermano me ofrece un Gancia con hielo y limón. No necesito nada más.
Estoy feliz a pesar de estar lejos de El. Eso es bueno. ¿Estaré aprendiendo? ¿O es resignación? ¿La resignación  será un aprendizaje?
Me pregunto si  implica seguir con mi coraza el hecho de poner esta distancia. Hablo de no contactarme con El, vía sms. ¿Será parte de mi orgullo que se resiste a aceptar al otro con sus modos, sus tiempos,  y no permitirme ser yo misma?
Luego de la siesta, siento el viento sur. Refrescó. Martín juega en la casa vecina, tiene la suerte de que haya otros niños. Se aburriría entre adultos todo el día.
 Sigo con mi lectura esperando a los abuelos que vienen a tomar mate.






2 comentarios:

  1. Te encontré comentando en el blog "solo para mí deco". Internet es un pañuelo!!

    ResponderEliminar
  2. Si!!! Es genial :)
    tengo el ginkgo esperando, cuando quieras hacemos el acto formal de traspaso de mando...:P
    besos

    ResponderEliminar